Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

No es difícil reflexionar que lo lógico sería que los distintos grupos de danzantes y disfraces cierren filas en torno a la democratización del carnaval: que, por ejemplo, se nieguen a desfilar por “el cumbiódromo” hasta que no se eliminen los palcos y la gente humilde pueda disfrutar de lo que los bailarines preparan durante todo el año. O exigir que el carnaval no siga siendo organizado y administrado por Carnaval S.A., sino por una junta democrática constituida por dos delegados de cada una de las agrupaciones y disfraces(4)

Me alegra saber que mi canto anda por las Comunas de Medellín, de corazón en corazón, avivando el fuego de la lucha por la liberación nacional y el Socialismo; así, también me dicen, anda por otros lugares de Colombia, Nuestra América y el mundo. Esa es la razón de ser del canto popular necesario: “Combatir contra cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo”.

Una vez más queda plasmada en la maraña legislativa del régimen de la oligarquía Colombiana, su voraz e imparable apetito de pisotear uno de los sectores más importantes para el desarrollo de un pueblo: La Educación. El proyecto de reforma a la ley 30, que no es más que una nueva ley de educación superior, es la cúspide de las dinámicas que ha impuesto la clase dirigente, en cuanto a la política estatal en materia de educación superior.

Por las comunas de Medellín tus canciones se escuchan en susurros, en ecos en las barriadas, se corean al ritmo de vallenato y acompañadas por liricas de rap, que el palomo relincha y simón regresa a combatir de nuevo, con esos hombres y mujeres jóvenes, artistas populares y bolivarianos, quienes asumiendo la tarea y la responsabilidad histórica del el arte cerramos filas junto a la guerrillerada de las FARC-EP por la Patria Grande y Socialista.

“Seamos realistas, soñemos lo imposible,
Porque de lo posible ya se ha hablado demasiado’’.
                                                                   Che Guevara

De acuerdo con la historia que han dejado los movimientos de secundaria, universitarios, barriales, comunales, juveniles, podemos afirmar con seguridad que han pasado por una serie de etapas críticas, a causa de un paramilitarismo incrustado brutalmente en los corredores de Colombia

Desde el Movimiento Juvenil Bolivariano queremos extenderles un saludo de total apoyo y solidaridad con la lucha que viene desarrollando el sector estudiantil por la defensa de la educación pública y por la construcción de un nuevo modelo de educación, que es en últimas el objetivo que tenemos que buscar en medio de la actual arremetida del Neoliberalismo. Bajo estas capuchas hay estudiantes de universidades publicas y privadas, también hay jóvenes que no lograron acceder a una universidad.